Y luego, no queda nada.

A veces toca ser el papel que arde en  las llamas, ser las palabras, y la tinta.  


1 comentario:

  1. solo toca ser purificado transformándose en cenisas para ser reanimado como un ave fenix

    ResponderEliminar