Hay veces que la vida exige un cambio. Una transición. 
 Como las estaciones.  Nuestra primavera fue maravillosa, pero el verano se ha terminado y nos perdimos el otoño. Y ahora, de repente, hace frío, tanto frío que todo se está congelando. 
 Nuestro amor se ha dormido y la nieve lo tomó por sorpresa. 
Y si te duermes en la nieve no sientes venir a la muerte... 




5 comentarios:

  1. Creo que si no te gusta tu invierno, Tú debes exigir el cambio.
    No te duermas en la nieve, sal corriendo de ahí!

    ResponderEliminar
  2. Si lo sé pero aveces es tan difícil elegir lo mejor para uno, no quiero dormirme allí, pero es que ya no se como correr..

    y me sentí muy identificanda con tu frase;

    "Pero cuando vuelves a tu realidad ves que no, que no eres feliz, y además, que la mayor parte del día pasas con una sonrisa acostumbrada a marcarse ahí, tan bien marcada que hasta tú te la crees."

    Gracias por pasar un beso enorme♥

    ResponderEliminar
  3. mmmm, te entiendo. Me ha sucedido tantas veces, eso de perder las ganas es bien jodido. Pero ánimo, al menos de eso sacas palabras hermosas.
    Te invito a que leas una de mis entradas favoritas, de uno de mis blogs favoritos:

    http://losarbolesbailan.blogspot.com/2011/01/101214.html

    Zara es muy mona!

    ResponderEliminar
  4. SIEMPRE SON BUENOS LOS CAMBIOS.
    HERMOSO TU BLOG♥ TE SIGO *.*
    locaporunaobsesion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Los cambios hacen que la vida tenga mas gusto, hay veces que podemos exigirlos y otras nos encuentra en manos del destino. Lo importante es tratar de estar lo mas preparado posible para estos tipos de variantes.

    ResponderEliminar